miércoles, 17 de enero de 2018

Cerro Buenavista

El día, frío y despejado, es ideal para afrontar esta ruta hacia un cerro bautizado en honor a los magníficos paisajes que desde el se contemplan. Lo llaman Buenavista y es el objetivo de esta mañana.

En ocasiones los errores son, al menos, victorias parciales. Hoy equivocamos la ruta, pero la rectificación posterior nos proporcionó unos paisajes y el placer de una vereda inesperados. Tal vez Carmen no piense lo mismo. Pero alcanzó la cima gracias a su pundonor y a estar rodeada de personas buenísimas, más que las vistas del cerro.


Comenzamos la ruta en el Puerto de la Mora. Tomamos la salida de Las Mimbres / Prado Negro tomando la carretera de la derecha que nos dejará junto a un mojón desde donde sale un carril asfaltado hacia unas canteras. Estamos en la base de la Umbría de la Cañada de las Yegüeras. Esta zona de pinos silvestres y cedros está protegida como Reserva Micológica.

Cogemos este carril que penetra en el parque en ligero ascenso. Dejamos a la izquierda una vereda que nos conduciría a la Casa Forestal del Pozuelo situada a un kilómetro aproximadamente. Isletas blancas y frías nos recuerdan la gran nevada de hace unos días. Pronto encontramos un cruce; nosotros seguimos al frente por el camino que nos llevaría hasta unas canteras de áridos. Por el de la derecha regresaremos para cerrar esta ruta circular.


Seguimos ascendiendo moderadamente hasta alcanzar unas segundas canteras, estas abandonadas, situadas al pie del Alto de la Majada de los Machos. Nos asomamos a esta herida de la montaña que matorrales y valientes pinos se empeñan en cicatrizar.

Seguimos la pista por la llamada Cañada de los Muchachos. Y en un punto, solo conocido por los guías más experimentados y los pastores, giramos a la derecha para tomar una preciosa vereda que nos conducirá hasta el Cerro Buenavista. Caminamos despacio para realizar la subida sin sofocos, intentando no perder una senda solo transitada por las cabras.

Llegamos al Cerro de Buenavista (1664 m). Esta conformado por dos picachos; en uno de ellos encontramos una caseta forestal. Allí almorzamos al tiempo que contemplamos el fruto de nuestros esfuerzos, una magnífica panorámica del parque natural de la Sierra de Huetor y del parque nacional de Sierra Nevada.

En el vecino cerro aparece un punto geodésico que algunos no podemos dejar atrás sin alcanzarlo.

Ya solo resta bajar por una cómoda pista forestal siempre en la compañía de pinos y encinas.

viernes, 12 de enero de 2018

Aliviando el corazón.



Es pensamiento compartido por las marionetas y el cuenta-cuentos, que es especialmente grato narrar historias en compañía de los amigos y amigas del Centro Ocupacional Antonio Callejas de Santa Fe.

Sus risas multiplican las nuestras, su cariño alivia nuestros corazones; es la mejor terapia para que salga el sol al retirarse los jirones de preocupaciones.

Gracias por mirarnos con tanta alegría.

Contando en el Juan XXIII Cartuja.


El año lo hemos comenzado como terminamos el anterior: contando. Y es maravilloso, todo un privilegio, que esta actividad sea parte de nuestra cotidianidad.

Y en esta ocasión estrenamos cole. Nunca habíamos estado en el Juan XXIII Cartuja, donde nos encontramos muy a gusto junto a la centena de niños y niñas de primer ciclo de educación primaria.

miércoles, 10 de enero de 2018

Por el camino a Dudar.


Después de una lluviosa noche y deseosos de reflejar nuestro caminar el los charcos, partimos de Granada a Dudar. Recorreremos unos quince kilómetros disfrutando de las vistas al valle del Darro y del Genil y atravesando el Parque Periurbano del Generalife.


Comenzamos en Plaza Nueva, encaminando nuestros pasos junto al Darro, por el Paseo de los Tristes. El día se antoja contagiado de este adjetivo; el suelo húmedo y el cielo gris. Pero el agua es vida, así que nos deleitamos con la canción del río y con el aire renovado por los besos de la lluvia.

Atravesamos el puente del Rey Chico y subimos por la cuesta del mismo nombre pasando bajo la Acequia Real. Esta vez, en vez de ascender al Llano de la Perdiz por el Camino Primitivo, seguimos por la pista que pasa junto a la tapia del cementerio. Sus arrugas nos invitan a recordar, texturas que nos invitan a no repetir las inmundicias de nuestra reciente historia.


Tras pasar por el cementerio musulmán, nos desviamos a la derecha por una pequeña vereda que, por un puente de madera, vadea un barranquillo y nos conduce, entre pinos, hasta el arranque de la Vereda de los Franceses.


Seguimos esta vereda unos metros para desviarnos a la izquierda por una pista que asciende pausadamente hasta lo alto del Llano de la Perdiz. Esta es una solana donde reinan las aulagas en flor y los flexibles espartos. La niebla nos estaba esperando en lo alto, magia húmeda que transforma los paisajes.

Comenzamos a bajar hacia los Arquillos, donde hacemos una pausa para reponer fuerzas. Los jirones de niebla se retiran y para dar paso a tímidos rayos de sol. El Veleta y la Alcazaba asoman nieves entre los grises.


Algunos senderistas bajan a Cenes de la Vega para poner punto final a su ruta. Los demás continuamos por el Camino de Dudar, dejando a la izquierda el valle de los Cortijos de Belén y la Ermita del Almez. Vamos cresteando por una pista muy cómoda y sin barro. Nos guían una hilera de mojones que parecen atraer la luz del sol.

Y ya solo resta bajar hacia Dudar. Pero antes pasamos por los espectaculares restos del Canal de los Franceses. Por cierto, como parece que estamos sobrados de patrimonio, en vez de estar cuidados, la porquería se acumula a su alrededor y su destino es ser aprisco del ganado.


viernes, 5 de enero de 2018

La ludoteca móvil se despide.



Hoy el antiguo vagón de circo convertido en ludoteca deja la Plaza de la Trinidad.

Deseamos una feliz Noche de Reyes a todos y todas, grandes y pequeños. Disfrutar de la performance  más maravillosa jamás realizada.


Para empezar sus majestades nos traen el regalo más preciado: la lluvia.

jueves, 4 de enero de 2018

Finaliza Juveandalus 17-18


Hoy finaliza nuestro trabajo en la feria del ocio Juveandalus. Más de 8.000 niños y niñas han pasado por el espacio que dinamizamos, realizando talleres de reutilización, acercándose a la ciencia del aire, jugando con sencillas latas, escuchando cuentos o cantando en el karaoke.

Muchas gracias a todos por compartir con nosotros un pedacito de vuestra navidad.

Pero puestos a a dar las gracias, queremos agradecer a Soni y a Pepe la confianza que depositan en nosotros y el cariño con el que nos tratan.

Un sincero abrazo de parte de todo el equipo de Ciempiés y que los Reyes se porten bien con vosotros.  

sábado, 30 de diciembre de 2017

Los Pajes Reales en Juveandalus.



En estos tiempos de mensajes digitales, los Pajes de los Reyes Magos siguen fomentando la comunicación epistolar.

Hoy estas tres carteras reales nos han visitado en Juveandalus regalándonos encantamientos y cariño.

Gracias por recoger nuestras cartas escritas con la caligrafía de la ilusión.