sábado, 21 de enero de 2017

Adivinanza

Adivina adivinanza, ¿quién me lleva en la panza?

jueves, 19 de enero de 2017

Talleres de adultos y talleres culturales en Ogijares.

El pasado mes de noviembre dieron comienzo los talleres de adultos y talleres culturales de Ogíjares, los cuales están siendo gestionamos desde Ciempiés.

El baile, la gimnasia, la informática, el canto, la pintura y el bordado de tul, son los talleres destinados a los mayores del municipio, mientras que inglés, teatro, corte y confección, pintura infantil y adultos y fotografía, son los talleres destinados a la población general de Ogíjares.


Todos los talleres están dirigidos por monitores especialistas en cada una de las materias.

Diversificarse o morir.

Trabajando en el C.C. Regina Mundi.


Desde hace unos 5 años, este centro educativo cuenta con Ciempiés para desarrollar una serie de actividades de educación ambiental y en  valores. Trabajamos con los niños y niñas de educación infantil, primaria y primer ciclo de secundaria. En total realizaremos unas once actividades que implicarán a unos 900 alumnos y alumnas de edades diversas.

Hoy hemos comenzado con los más pequeños, con los niños y niñas de 3, 4 y 5 años. Disfrutamos contando un cuento del Titerecicla, "Pestilandia o la aventura del gatazo, el ratón bromista y la mosca gorda".

Agradecemos al colegio y a su AMPA la confianza que depositan en nosotros.

miércoles, 18 de enero de 2017

La ermita del Belloto.


También podríamos llamarla ruta de la Ermita del Almecí, pero en honor a las grandes encinas de dulces bellotas que lucen años en sus proximidades, lo consideramos un título correcto. Y además, el que escribe esto es extremeño, bellotero a mucha honra.

Una mañana muy fría y despejada, un frío seco muy granadino del que escapamos poniendo refajo sobre refajo. Una mañana en la que caminamos de Granada a Dudar con un paso muy vivo; como dice el senderista de Salobreña, "parece que vamos apulgaraos".


Desde Plaza Nueva, uno de los lugares más fresquitos de nuestra ciudad, nos dirigimos por el Paseo de los Tristes hasta la Cuesta del Chapiz.

Y como estamos enchufados por Joselillo, atravesamos por el Ave María Casa Madre, un cole integrado en este barrio y en el Valle de Valparaiso hacia el que mira.

Llegamos así al Camino del Sacromonte, que nos conducirá entre pitas, cuevas, chumberas y huertas con habas vencidas por el frío al antiguo Camino de Beas. Dejamos atrás la Ermita de San Cecilio a los pies de la Abadía del Sacromonte.


Nos adentraremos en Valparaiso para caminar entre el Darro y una acequia que le hurta parte de sus aguas. Y en el puente que lo cruza nos hacemos la foto de rigor.

Ahora, buscando un sol perezoso a la hora de templar el ambiente, pasamos por un olivar que nos guía hasta llegar a Jesus del Valle. El suelo esta helado, notando su áspera textura bajo las botas. Los pocos charcos congelados crujen al ser atravesados por los bastones.

Este antiguo cortijo de los jesuitas está gravemente herido de abandonos a pesar de su declaración como Bien de Interés Cultural. El tiempo no ha pasado bien por sus muros y tejados. Su arquitectura responde a la propia de las grandes explotaciones agropecuarias de los jesuitas en Andalucía, según el modelo de factoría agrícola.

Desde aquí subimos, a un ritmo de escándalo, hasta los Arquillos, un antiguo acueducto que conducía el agua del río Aguas Blancas a la vertiente del Genil en un intento de aliviar la fiebre del oro granadina.

Tomamos la vía pecuaria del Barranco del Abogado. Al pasar una curva en ascenso, tomamos una pista a nuestra izquierda. Después de pasar varias barranqueras, donde destaca el amarillo de las aulagas, llegamos a un cortijo con más de cien años, el Cortijo de Belén (1882). Toda esta zona está poblada por numerosas encinas y almeces.

Seguimos nuestro camino hasta la Ermita del Almecí donde el día de Todos los Santos, se celebra la Romería del Santo Almecí.


El cielo, ahora nublado, esta tomando un peligroso color "panza de burro". Foto y para delante.


Proseguimos hasta desembocar por otra cancela en el carril de Dudar, tomándolo a nuestra izquierda para iniciar el camino de bajada hacia este pueblo. Pasaremos junto a uno de los restos más espectaculares que quedan en pie del famoso Canal de los Franceses. La bajada hasta el pueblo tiene tramos bastante pendientes pero el buen firme de la pista facilita el descenso.

Desde aquí, en la linea de bus metropolitano, regresamos a Granada una hora antes del tiempo previsto. ¡Qué campeones y campeonas!

domingo, 15 de enero de 2017

Comida de inicio del 2017


Como es habitual, al comenzar enero nos juntamos para iniciar el año con una comida compartida.

La realizamos en el comedor de la asociación "Donde Comen los Cocos", a quienes les agradecemos este espacio en el que nos sentimos tan a gusto.

Queremos también agradecer la presencia de todos los que compartisteis este momento con nosotros. Gracias por las viandas que habéis traído y por ese enorme ciempiés que nos regalasteis.


Como es habitual reservamos un rinconcito para el brindis, esta vez por los sueños compartidos. En el 2017 Gloria Fuertes habría cumplido 100 años, buena excusa para finalizar el brindis con una poesía suya sobre los sueños, tan sencilla como la belleza real de las cosas.

Un sueño soñaba anoche
sueño alocado
de la cabeza mía
soñaba cosas raras
que no sabía que existían.

Con peces que volaban
con gatos que no comían
con amores encontrados
y huellas que corrían.

¿Qué significará este sueño?
sueño, sueñito del alma mía
serán cosas nuevas
¿que no sabía que tenía?


Grupo de Senderismo Ciempiés.


Este sábado hemos realizado la última ruta del grupo de Senderismo Casa de Porras (pincha aquí). Esta institución cultural cierra sus puertas inexplicablemente hasta el curso que viene por falta de previsión y por una incorrecta gestión administrativa por parte de la Universidad. Pero esos son otros caminos por los que no andamos. Eso si, el grupo continuará descubriendo los maravillosos entornos de Granada bajo otra denominación, grupo de Senderismo Ciempiés.

A través de este sendero circular de unos 12 kilómetros, nos adentramos en un entorno natural único por el municipio de Villamena en el entorno de Conchar. Está muy bien señalizado.

Comenzamos la ruta en el "Mirador del Atajo" situado un poco antes del bonito pueblo de Conchar. Tras caminar unos metros por la carretera en en dirección norte, tomamos un carril a la derecha hacia el Mirador del Baño. A nuestros pies el barranco del río Durcal.

Iniciamos el descenso a este río por un camino bastante empinado. Lo cruzamos por un puente de tablas que nos conduce entre un espeso cañaveral a una pista asfaltada. Ascendemos hacia el pueblo de Durcal para llegar a los Baños Grandes de Urquizar. Comprobamos la temperatura cálida del agua.

Retornamos a la pista caminando ahora hacia bajo, contemplando los travertinos, roca sedimentaria de origen parcialmente biogénico, formada por depósitos de carbonato de calcio, hasta llegar a los Baños Chicos de Urquizar. En las zonas de nacimiento de estas aguas calientes, el vapor se enreda entre los culantrillos.



Desde aquí podríamos desviarnos unos metros para contemplar la espectacular cascada del arroyo del Alcazar y la junta de los ríos, pero el puente sobre el río se lo llevó una crecida. Como no vamos a mojarnos los pies con las frías aguas durcalenses, seguimos el trazado de la ruta.

Pasamos ahora entre el río y la abrupta ladera, por un camino que se complica de vez en vez por sus estrecheces o por tener que alzar bastante la pata.

Al comienzo del mismo podemos contemplar la cascada antes citada. A nuestra izquierda el río Durcal se esconde entre la vegetación de ribera. Llegamos así a una pista ancha que nos conduciría a Durcal bajo el puente de la autovía. Pero nos desviamos hacia la Antigua fábrica de la luz.

Dejando atrás esta y continuando en dirección a Cozvíjar siguiendo ahora el trazado del río de la Laguna procedente de las zonas húmedas del Padul y en un puente de mampostería que lo cruza, nos detenemos a reponer fuerzas.


Seguimos por un sendero dejando a tras molinos molidos por el abandono. Vamos subiendo hasta alcanzar la Acequia Real de Cónchar de época nazarí. Seguimos su curso, un rato por la propia acequia y posteriormente por el linde de un pinar. Tras cruzar zonas de almendros, que crecen en suelos duros y pedregosos, avanzamos hasta los viñedos del Señorío de Nevada. Dejamos las vides podadas a la derecha y atendemos a la precaución de no acercarnos a unas colmenas que vemos a la izquierda.

Bajamos así a la Rambla de Cijancos, punto desde el que nos podemos desviar unos metros para ver el Nacimiento del Arroyo del Alcazar.

Continuamos hasta coronar el punto más alto de nuestro recorrido, la Atalaya de Cónchar (785 m.) desde el que podemos divisar unas bonitas vistas de gran parte del Valle de Lecrín. También vemos en los cerros fronteros la Atalaya del Marchal. La subida a esta torre de vigilancia entre romeros y espartos se hace pelín dura.

Dejando atrás ésta bajamos y tras cruzar la carretera de Cónchar y pasar por La Era Grande donde antaño trillarían los trigos, llegamos a la Rambla del Barranco del Agua que nos llevará hasta el Mirador del Concejo, situado en la parte alta de Cónchar.


Adentrándonos en el núcleo urbano por la calle Portichuelo nos dirigimos al Mirador del Río; damos la vuelta pasando por la Vega donde podemos ver las fincas abancaladas de naranjos, limoneros y granados.

Rodeamos el entorno de Conchar visitando sus numerosas surgencias de agua: la fuente de la Rata, del Lino, la Fuente que se Rie y ya en el pueblo, la fuente Palomares.

También pasamos por la Plaza de la Iglesia de San Pedro (siglo XVII) y ya solo resta atravesar el pueblo hasta el Mirador del Atajo.

Una ruta bonita para cerrar una etapa y abrir otra. Es propio de senderistas finalizar un camino y sentir curiosidad por los aún no explorados.

viernes, 13 de enero de 2017

Soñando juntos


Finalizamos los cuentos realizados en la Zona Norte de Granada dentro del programa de prevención del absentismo escolar de este municipio.

Y lo hacemos "soñando juntos" en el C. San Jose con los niños y niñas de primer ciclo de primaria, en su salón de actos que es bien bonito.


Y es que este cuento, el "Dragón Arco Iris" es el sueño de un escritor que se convierte en la historia buscada para ser narrada.

Comenzamos el 2017 como lo finalizamos, soñando y contando... en esta ocasión con poca voz, que los cuenta-cuentos también se constipan.