miércoles, 16 de enero de 2019

Ruta 13. El Castillo de Lojuela.


Hoy buscamos la templanza del Valle de Lecrín, caminando por una ruta rural de gran belleza. Nuestro objetivo es alcanzar las ruinas del Castillo de Murchas o Lojuela, desde el que se puede contemplar este valle.

Es época de naranjas, un poco ácidas al gusto pero muy dulces a la vista. Pero además, disfrutamos del aroma de los primeros almendros en flor.


El recorrido comienza en  Nigüelas, situado a 931 de altura sobre el nivel del mar. Bajamos hasta el río Torrente por el siempre encantador camino de la Pavilla. Siguiendo la acequia del mismos nombre, traza una linea sobre la pared rocosa entre dos partidores, uno en el pueblo y otro en junto al río Torrente.

Caminamos por la margen izquierda del río. Hoy, circunstancia poco frecuente, lleva un caudal decente de agua procedente del deshielo de la sierra.  Pasamos bajo un puente de piedra caliza y seguimos el camino que ahora conduce a Murchas serpenteando entre almendros, cerezos, olivos y naranjos. Dejamos Acequias a la izquierda y caminamos junto a una fábrica de ladrillos situada en la confluencia del Barranco del Pleito con el río Torrente.


El sendero nos guía al pueblo de Murchas y nos remonta por una calle empinada hasta el lugar donde se encuentra una fuente de agua potable y un mirador hacia el  pueblo de Talará (ahora rebautizado Lecrín) y a la Ermita del Santo Cristo que destaca en la loma de enfrente. A nuestros pies, en suave caída, el campo está tapizado de naranjos; como telón de fondo Sierra Nevada. Y en este lugar, "como marca la tradición", tomamos la fruta de media mañana.


Abandonamos la población de Murchas, situada a 662 metros de altitud, por unas calles estrechas cercanas a la iglesia y tomaremos una vereda de unos 2 km que nos conduce hasta el Castillo de Lojuela.  Allí haremos una parada para contemplar dos valles que se encuentran: el del río Dúrcal y el del río Torrente.

Es el único castillo de la época Califal en el Valle de Lecrín. Denominado castillo de Lojuela, hace mención a una población ya desaparecida, que se supone estaría en los entornos de la actual "Era de Lojuela" en el término de Murchas. Allí se han encontrado restos de algunas casas y de su cementerio árabe.


Tras regresar a Murchas, pasando junto a un olivar en pendiente cargado de fósiles de conchas y corales, tomamos un camino que lleva a Melegís.

También es tradición tomar aquí el camino equivocado. Lo más sencillo es tomar la Calle Sagasta y al llegar a un gallinero que hace esquina tomar el carril de la derecha.  Recorremos los dos kilómetros que separan ambas localidades entre paratas llenas de naranjos, limoneros y olivos centenarios.

Iremos acompañados del ruido del agua que corre por las numerosas acequias cuyo origen se remonta a la época Nazarí. Seguimos el camino adelante hasta el siguiente cruce que tomamos ahora a la izquierda.


Bajamos hasta el río Torrente siguiendo unos metros por su margen derecha. Lo atravesamos y estamos en la localidad de Melegís, donde nos detenemos en su bonito lavadero cuyas aguas proceden de la acequia de los Arcos.

lunes, 14 de enero de 2019

La trastienda de los cuentos.


Cuando se narra y escenifica un cuento ocurren muchas cosas en poco tiempo, numerosos mensajes y sensaciones que se entrecruzan. Es como cuando uno disfruta del escaparate y de los estantes de una librería.

Pero si quieres exprimir los cuentos desde la vertiente educativa, también podemos pasar a la trastienda realizando una actividad de conclusión más reposada. Esto nos permite leer entre lineas y poner en valor los centros de interés que queramos enfatizar.

Es lo que estamos haciendo con los cuentos narrados en las escuelas del Distrito Norte de Granada. Primero hemos escenificado el cuento y repartido unos cuadernos didácticos para su trabajo en clase. Ahora volvemos a los centros y realizamos una actividad donde revisamos lo vivido.


Primero nos divertimos con "El gran juego de los Cuentistas". Consiste en un juego de mesa de grandes dimensiones. Con unas fichas y un dado vamos desde la salida (érase una vez...) a la meta (y colorín colorado...)

En el transcurso del juego podemos caer en diferentes casillas: (1) Piensa, responden a preguntas relacionadas con el cuento; (2) Tú cuentas, se juega con dados diseñados para narrar historias; (3) De cuento a cuento y tiro porque me lo invento; y (4) En la escuela avanzas, donde impulsado por la energía de la escuela, vuelves a tirar.


Además, hacemos un marca-páginas con el que remarcamos la idea de que la escuela nos forma como personas y nos da alas para no caer en las trampas de la ignorancia. Usamos peces voladores de M.C. Escher.

viernes, 11 de enero de 2019

Arco Iris en Arco Iris



Esta mañana, en el salón de actos de la Casa de la Cultura de Churriana, realizamos dos pases de la escenificación "El dragón Arco Iris y el caballero Cabezón".

Los participantes en el cuento fueron las cinco clases de 4 años de la Escuela Infantil Arco Iris. Nos hace especial ilusión narrar esta historia a los alumnos y alumnas de este centro ya que, hace más de quince años, la inventamos con el propósito de contarla en esta escuela; es la razón por la que el dragón de llama Arco Iris.


Han pasado unos años, nosotros y el cuento hemos cambiado (por su puesto, para mejor). Pero algo permanece: la pasión que ponemos en la narración y la fascinación que provoca en nuestro pequeño gran público.

Aprovechamos para agradecer el cariño con el que siempre nos han tratado en la E.I. Arco Iris.

jueves, 10 de enero de 2019

Primeros cuentos del año.


Comenzamos enero como terminamos diciembre: contando. Y lo hacemos en la zona norte de Granada, en el contexto del programa de prevención del absentismo escolar.



Hoy estuvimos en el CEIP Parque Nueva Granada contando "El Bosque de la Música" y en el Centro de Asuntos Sociales donde se desplazaron todos los niños y niñas del CC Luisa de Marillac. A estos fenómenos les contamos "La Bruja y el Relojero".

Trabajar en escuelas como el Luisa de Marillac y pasar por el barrio donde se sitúa, te recoloca las prioridades.

miércoles, 9 de enero de 2019

Ruta 12. La presa de Blanqueo.


Esta ruta, con la que iniciamos el año, nos sirve de calentamiento, de previo para ir adquiriendo la rutina tras los dulces navideños. Y tenemos que avivar el paso ya que la mañana es fría; si no que se lo digan a las hojas de hierba, que dejan de ser flexibles para convertirse en lanzas blancas con filos de filigranas.


La ruta, aunque es muy conocida, esta dotada de gran belleza en todas las estaciones del año; caminamos ambas márgenes del Genil el trayecto de ida y vuelta entre Granada y Pinos Genil.  En el trayecto nos encontramos una presa llena de encanto que da nombre a la ruta.


Iniciamos la ruta al final del Paseo de la Bomba, en Puente Verde. Su nombre lo explica el hecho de que anterior a este puente de piedra, había uno de madera, pintado de verde.

Caminamos por la conocida ruta de la Bicha o el colesterol. Llegamos al puente de madera por donde cambiamos de margen del río. Por el lado derecho, en relación al sentido de la corriente, caminamos hasta llegar a Cenes de la Vega, concretamente a la toma de la Acequia Gorda. 

Proseguimos nuestro camino, siempre rodeados por una frondosa arboleda hasta llegar a la preciosa Presa de Blanqueo. Su nombre parece que procede por la proximidad de una antigua fábrica de papel.

Continuamos por la vereda más soleada, la del margen derecho que llevamos, aunque antes nos asomamos al puente de la Presa de Blanqueo y tomamos un refrigerio.


Nos dirigimos hacia Pinos Genil, pasando antes por un pequeño puente por el que vadeamos el río Aguas Blancas. Pasamos bajo el Puente de la Duquesa. Y como viene siendo la pauta, cruzamos de nuevo el río para caminar ahora hacia Granada por la margen izquierda.


Seguimos adelante por caminos ahora más estrechos, con algunas subidas y bajadas, en muchas ocasiones tapizados por las hojas de los chopos que tiritan de invierno. En una vaguada, junto a un sauce medio tumbado, nos topamos con la pequeña Fuente de la Pitilla.


Un poco más adelante, en una isleta en mitad del Genil, en la que entramos y salimos por sendos puentes de madera, nos detenemos en la Fuente de la Pita.

Proseguimos el camino a buen ritmo hasta llegar a Puente Verde tras haber recorrido unos 16 kilómetros.

viernes, 4 de enero de 2019

Los primeros Escape Room del año


Dentro del programa Enredate del Ayuntamiento de Granada, esta Navidad hemos realizado varios Escape Room. El último, realizado ayer, se basaba en intentar escapar de una galería de arte conceptual con cinco obras de arte.

Estos cuadros escondían cinco enigmas que deben ser resueltos en menos de una hora para poder encontrar la llave que les permita salir de la galería.

Qué todos escapemos bien del 2019.

Nos despedimos de Juveandalus 2018


Tras doce días de feria y unas 8.000 personas participando de nuestros juegos, eventos, talleres, cuentos y canciones, ponemos el punto y final. Gracias a Daniel, a Leyre y a Mario por ayudarnos a rematar esta faena.


Muchas sonrisas y esfuerzos al servicio de esta feria en la que ya llevamos participando veinte años.

Un Juve más para el recuerdo.